lunes, 17 de marzo de 2008

Celulas pensantes



La Dra. Candice Bert quien fuera Jefa de Biología Molecular en el
Instituto Nacional de Salud.(EEUU) descubrió las endorfinas y
consecuentemente los neuropéptidos, que actualmente han sido
estudiados por cientos y miles de científicos. Fue la Dra. Bert,
quien primero demostró que cuando pensamos, o sentimos, o nos
emocionamos, o deseamos algo, eso se transforma inmediatamente en una
molécula. Al comienzo, se creyó que esa molécula se formaba en el
cerebro; y por eso se denominó neuropéptido. "Neuro" porque pertenece
al cerebro y "péptido" porque se parece a las proteínas. Demostró que
las fluctuaciones de energía en el campo energético en el que
experimentamos un pensamiento, se transforman en ciertos péptidos en
nuestro cerebro. Y así, es como se comunican las neuronas entre sí.
Así, es como se hablan las células en el cerebro. En realidad, estos
péptidos son como pequeñas llavecitas que entran en la superficie de
otras células, donde hay pequeñas ranuras para ellas, como pequeñas
cerraduras. Así es que, cuando uno tiene un pensamiento, éste se
transforma en una molécula que es como una llavecita, la cual viaja y
luego encuentra su cerradura; y entra en esa cerradura. Y, una vez que
entró en la cerradura, la célula recibe el mensaje. Estas cerraduras
se llaman receptores, que hay en el cerebro. Esto, en sí, ya era
interesante. Pero lo que descubrió la Dra. Bert (que luego,
confirmaron otros científicos), fue que existen receptores de estas
moléculas de la mente, no sólo en las células cerebrales, sino en
todas las células de todas partes. Cuando comenzaron a observar las
células del sistema inmunológico, por ejemplo, las que protegen contra
el cáncer, las infecciones, etc., encontraron receptores de los mismos
mensajeros químicos en las células T, en las células B, en los
monocitos.

Tus células inmunológicas, están literalmente vigilando cada
pensamiento tuyo, cada emoción, cada concepto que emites, cada deseo
que tienes. Cada pequeña célula T y B del sistema inmunológico,
produce las mismas sustancias químicas que produce el cerebro cuando
piensa. Ahora podemos decir que las células inmunológicas son
pensantes. Numerosos estudios demuestran que cuando una persona está
triste y cuando esta tristeza es prolongada (especialmente, después de
la muerte de un cónyuge, luego de un matrimonio largo), tiene mayor
incidencia de cáncer u otras enfermedades. Son células pensantes, son
conscientes. Ahora, la Dra. Bert y otros científicos han descubierto
que no sólo se trata de las células inmunológicas. Por donde quiera
que uno mire, en el cuerpo, hay receptores de neuropéptidos. Pero ya
no se les puede llamar neuropéptidos, porque no están confinados
exclusivamente al sistema nervioso. Los produce el estómago, los
intestinos, el cólon, los riñones, las células del corazón. Así que
cuando decimos, "lo siento en mis entrañas", no estamos hablando
simbólicamente, sino muy literalmente, ya que nuestros intestinos
producen las mismas sustancias químicas que nuestro cerebro cuando
piensa. Lo mismo ocurre cuando decimos: "mi corazón está triste". No
hablamos simbólicamente, el corazón realmente está triste.

Por lo tanto, no podemos confinar la mente al cerebro, sino que está
en cada célula del cuerpo. Este es nuestro primer gran salto, porque
creíamos que la mente se encontraba solamente en el cerebro. Está en
TODO el cuerpo. Y el segundo gran salto que tenemos que dar, es que
tampoco se puede confinar a todo el cuerpo, sino que está en todo el
Universo. Este, es una GRAN mente no localizada que aparece aquí y
allá, como la experiencia del pensamiento. En verdad, TODO el Universo
es un organismo consciente, vivo, pensante. No somos máquinas físicas
que aprendimos a pensar. En realidad, somos pensamientos de una mente
universal que aprendimos a crear una máquina física. Esta mente
universal, que podríamos llamarla mente no-local; y si no les gusta
este término pueden simplemente decir, el campo unificado
interactuando consigo mismo a través de un proceso de fragmentación
simétrica, se expresa como fuerzas de la naturaleza. Y estas fuerzas
naturales estructuran el Universo material. Pero estas fuerzas
naturales, no son fuerzas al azar, no son solamente campos de fuerza,
son campos de inteligencia e información.

Deepak Chopra - Curación cuántica

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada